Lincoln Alayo Bernal

domingo, 7 de marzo de 2010

Qué hacer en caso de un tsunami


Un tsunami o maremoto puede generarse por diferentes causas como por ejemplo avalanchas, movimientos sísmicos o erupciones volcánicas, además tienen una velocidad de 800 km/h y entre cada ola puede haber un espacio de diez minutos hasta una hora. Por tanto, un tsunami podría tener hasta diez olas devastadoras en un lapso de doce horas.
Si vives en una zona costera, es conveniente que estés preparado para saber qué hacer frente a un evento de esta naturaleza. Así, revisemos con detenimiento algunas de las principales recomendaciones que dan los expertos en el tema con respecto a las precauciones que se derivan de este desastre natural.

Si ha habido un terremoto en la zona donde vives, debes mantenerte alerta a las sirenas locales o a la advertencia de las autoridades frente a la evidencia de un tsunami. Por tanto, si tienes una radio a la mano, o si algún tienes electricidad debes verificar con rapidez las noticias para saber si el epicentro de este se ha ubicado en el mar o si por su intensidad sea posible que se pueda generar un tsunami.
Debes tratar de mantener la calma y no gritar; el descontrol solo hará que más personas se descontrolen y surjan nuevas desgracias.

Si estas en la oficina, en la universidad o en el colegio lo más probable es que ya hayas ensayado un método de evacuación que será el más indicado a seguir en este momento.

Si te encuentras en algún lugar cerrado, debes tener cuidado al salir de él.

Corta cualquier suministro de gas, agua o luz que haya en el lugar que te encuentres.

Si la evacuación es inminente, estos son los productos que debes llevar contigo: agua, alimentos no perecibles, ropa gruesa y elementos de primer auxilio.

Aléjate de las zonas de riesgo (es decir zonas aledañas al mar), hasta que las autoridades indiquen lo contrario, es decir que el peligro ya ha pasado. Además, considera que solo estas seguro en una altura de once metros sobre el nivel del mar.

Solo confía en las autoridades y no en rumores que esparzan las personas muestra de miedo y ninguna información.

Si has comprobado que existe un tsunami camino hacia tu ciudad, no vayas hacia a observarlo a la playa, una vez que este llegue a la cosa, no podrás escapar de su fuerza y velocidad.

Si no has escuchado o visto ninguna noticia por la televisión, pero ves que el mar se retira más de lo usual, corre y llega a una zona segura. Lo más probable es que en este momento el mar se haya retirado dejando grandes extensiones del fondo marino al descubierto para luego regresar con una gran velocidad a la costa y sobrepasar la zona urbana.

Si te encuentras navegando y has escuchado que ha habido un sismo fuerte (y que el epicentro es el mar), entonces, dirige tu embarcación unas 10 millas costa afuera, y a una profundidad mayor a los 150 metros.

Toda tu familia debe saber cuál es la mejor ruta de escape de tu hogar, y dónde se deben encontrar luego de la desgracia, es decir en caso que ocurra un terremoto o tsunami y se encuentren en lugares diferentes.

Si ves que el tsunami aparece como una onda pequeña en la costa, no te engañes. Los tsunamis pueden ser extremadamente grandes a solamente pocos kilómetros de la costa, es decir el tamaño de la ola no significa su verdadera magnitud.

Coopera con las autoridades que en tales casos son las más adecuadas para salvaguardar tu vida y la de las demás personas.

 
Qué debes hacer luego de que haya ocurrido el tsunami
Mantén una radio encendida y no cambies de emisora, ya que si la cambias podrías perder valiosa información. Por tanto, debes ubicar una emisora de noticias que sea fiable.

Trata de evitar caer en pánico. Debes tratar de considerar que tu vida está a salvo y que lo peor ya ha pasad. Recuerda que al conservar la calma podrás pensar mejor y actuar con rapidez y eficacia.

Si tus hijos estaban en el colegio durante esos momentos, debes tener en cuenta que los profesores habrán podido cuidarlos ya que ellos han recibido entrenamiento para saber qué hacer y cómo actuar en caso de estas desgracias naturales.

Si deseas volver a tu casa, debes verificar que esta se encuentre en buenas condiciones, es decir que aún sea resistente para que la puedas volver a ocupar ya que debes tener en cuenta que pudo haber quedado debilitada.

Revisa cuánta reserva de comida y agua aún te queda.

No comas o bebas de recipientes que han estado abiertos o que sean de vidrio; estos pueden haberse dañado y por ende astillado.

No debes usar tu auto a menos que en realidad tengas una emergencia, debes tener claro que en estos momentos muchos coches de policías, hospitales y bomberos estarán transitando por las avenidas y tú podrías estar obstruyendo el paso.

Si sabes que la zona en donde vives es propensa a tsunamis y ya ocurrió uno, no construyas tu nuevo hogar en ese mismo lugar; debes consultar a las autoridades competentes para dicha construcción.

No alarmes a las personas esparciendo falsos rumores acerca de una próxima desgracia, debes ser solidario con las personas; recuerda que muchos ancianos se pueden impresionar con la noticia y tener complicaciones cardiacas. Sé solidario